lunes, 5 de julio de 2010

* ¡Villa, Villa, Villa, Villa maravilla!


Sentir que el ser humano está vivo es una de las más deleitosas formas de constatar como válida nuestra propia existencia. Sorprende ver con qué entusiasmo, alegría y entrega los españoles derrochan sus ganas de ser y de existir ante la selección, sus partidos, sus regateos... Elevados a las alturas por gloriosas jugadas, Villa, Casillas, Piqué, Inhiesta (...) son no sólo adulados sino también adorados como dioses de barro, hechos a imagen y semejanza de quienes se sienten identificados con todo lo español.
¡Lástima que, acabado el mundial, el ser humano, español o no, no levante su voz con la misma contundencia para arrinconar la miseria, destruir la violencia, asfixiar la pederastia, arruinar la esclavitud... La sensación de que el ser humano pueda estar muerto es una de las más terribles maneras de descubrir que soy un ser estéril.
¡ENHORABUENA A LA SELECCIÓN ESPAÑOLA!

No hay comentarios:

Publicar un comentario