martes, 21 de septiembre de 2010

*DÍA INTERNACIONAL DE LA PAZ


La Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 21 de septiembre como Día Internacional de la Paz que estará dedicado a conmemorar y fortalecer los ideales de paz en cada nación, en cada pueblo y entre ellos. En un mensaje emitido en conmemoración del Día, en septiembre de 1998 el Secretario General rogó a todos los líderes de las naciones en guerra que dejasen a un lado sus propias ambiciones y que pensaran en su pueblo, que resistieran a la tentación de buscar la gloria por medio de la conquista y que reconocieran que la capacidad de gobernar pacíficamente, por sí sola, les traerá a ellos y a sus pueblos las recompensas que todos los seres humanos merecen. No es gratuito pensar en la necesidad de conmemorar un día de estas características. En tiempos convulsos como los que vivimos actualmente, se hace obligatoria una reflexión sobre los valores que sustentan nuestra cultura. Si hacemos de la violencia y la venganza el valor principal de nuestra convivencia no podemos pedir que las personas reaccionen con comportamientos pacíficos ante cualquier conflicto o situación. Sin embargo, si nos convencemos de una vez por todas de que sólo a través del valor de la Paz puede conseguirse un mundo mejor, empezaremos a cambiar nuestras actitudes y comportamientos, desde lo cotidiano hasta lo más excepcional de nuestras vidas. Si no, seguiremos asistiendo al imperio de la violencia en todas sus caras, la mayoría de las veces disfrazada de "justicia". El cambio de valores empieza por cambiar la forma de pensar de las personas. Si pensamos que a través de la violencia se solucionan los conflictos, seguirá habiendo violencia. Debemos ser valientes y fuertes para intentar llevar a cabo los ideales de la vida en paz, primero con nosotros y después con los demás. Los medios de comunicación y la educación deben ser las "armas" fundamentales de esta nueva forma de "guerra" por la paz. La batalla que más merece la pena en los tiempos que corren es la de la paz, para esto sí que hay que ser verdaderamente valientes: es muy fácil llamarse a sí mismo "valiente" cuando se utiliza la violencia para solucionar un conflicto: en realidad, es el mayor acto de cobardía que existe. La paz requiere un esfuerzo, al contrario que la violencia, que es una reacción primaria y visceral. Y merece la pena, intentémoslo!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario