sábado, 6 de noviembre de 2010

* LA NIÑA MADRE


Hay una imagen que no puedo olvidar: la mano de la mamá con sólo 10 añitos, con la cabeza cubierta y agarrada a la camiseta de su madre. Es terrrible el recuerdo. No sé por qué extraña razón, en las situaciones más tremendas mis ojos siempre guardan las manos de la víctima en su memoria. Y luego vuelve una y otra vez a mi corazón, buscando consuelo y desahogo, aunque casi siempre la secuencia me ahoga. Millones de preguntas asaltan mi mente sin remisión: ¿Cómo es posible que tanta indefensión se produzca? ¿A cargo de quién estaba esta criatura? ¿Cuánto dolor sentiría al hacerle el amor? ¿Habrá jugado alguna vez en su vida con muñecas? ¿Será, en verdad, el padre ese chiquillo que señala la familia? ¿Habrá sido violada por algún adulto? ¿Y, si es así, por qué la madre de la niña lo encubre? Hay quien dice que como los rumanos, si además son mujeres, no tienen vida, esa niña no tiene vida que perder. ¡Dios! A veces no puedo soportarlo...

4 comentarios:

  1. Es un terrible drama lo ocurrido. Y me temo que no llegará a aclararse, que tus preguntas se quedarán sin respuesta.

    ResponderEliminar
  2. Creo que será desafortunadamente como dices, SCHEVI. Que tengas una buena semana.

    ResponderEliminar
  3. ha sido una noticia sorprendente. Sinceramente, no veo mucha dedicacion por parte de sus padres a su hija, o tal vez deberiamos llamarla "niña" xq con esa edad todavía lo eres... hay cosas que no me entran el la cabeza...

    ResponderEliminar
  4. Hola, Ani:

    me alegra encontrarte por este blog, el tuyo me encanta. Felicidades.
    Efectivamente, son cosas duras las que en ocasiones ocurren. Ya sabes: la realidad supera a la ficción.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar