jueves, 16 de diciembre de 2010

*ENTRE FOGONES


También se puede mostrar el amor hacia los demás a tavés de los alimentos que se cocina para ellos. Por esa razón, me encanta estar entre fogones, pues considero que se pueden hacer tantas cosas deliciosas con los productos que tenemos en nuestra tierra. En la época en que estamos, por ejemplo, hay unas patatas muy buenas en los mercados y unas cebollas frescas grandes y prietas, muy dulces. Pues bien, con esos materiales, además de unos pimientos verdes y unos huevos de campo, he realizado unos pimientos rellenos de tortilla. Su elaboración es muy sencilla, su coste muy barato y su sabor exquisito. Una vez fritas las patatas, se mezclan con los huevos, se cortan las tapas de los pimientos, se rellenan éstos con la mezcla anterior y se colocan en el horno a 180 grados unos 15 minutos. Mi familia (padres, marido e hija) me han besado mucho después de catarla, más que si les hubiera escrito un poema. ¿Qué se le va a hacer?

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Ya se sabe, también se "conquista" muchas veces por el estómago...más que con bonitas palabras y requiebros (aunque sean también necesarios).

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Por supuesto, el estómago es fundamental, sobre todo si se tiene buena boca. Tiene tantas utilidades la boca: requebrar, comer... ¡Prueba a hacerle los pimientos a tu Anamari! Vas a triunfar, si además lo riegas con un buen tinto extremeño, de los exquisitos que se obtienen en estos días festivos. Ya me contarás...

    ResponderEliminar