sábado, 8 de enero de 2011

* AMIGOS DE TERCERA


La riqueza de Virtudes le permitió, además de gozar con una vida ostentosa, la inmensa fortuna en el goce de la amistad.
Poseía tres amigos. Al primero, adorado por su belleza, lo complacía con hermosas vestimentas y riquísimos manjares, mientras éste la agasajaba con intensos placeres. Al segundo, idolatrado por su poder, lo apoyaba con fuertes inversiones, a cambio él le otorgaba prestigio e influencias. Del tercero, quien más la amaba, nunca se ocupó lo bastante por considerarlo demasiado espiritual y un tanto aburrido.
Un día, Virtudes enfermó, gastando cuanto poseía en un mal sin remedio. Cercana a la muerte, un único amigo permaneció a su lado. El primero huyó, al prescindir de los regalos, como su propio cuerpo la abandonaría tras fallecer. El segundo, como su riqueza, olvidaría a Virtudes pasando a manos de otros poderosos. El tercer amigo, el ignorado, sí estaba allí, como sólo el alma es capaz de caminar a nuestro lado más allá de la muerte. Empero, cuán empobrecida la suya, al mirarla de frente.

2 comentarios:

  1. Dª Mari Carmen, le deseo que en el 2011 siga usted acumulando los éxitos a que nos tiene acostumbrados a sus seguidores. Un saludo, amiga.

    ResponderEliminar
  2. Muy buenas tardes, García Francés:
    agradezco de pleno corazón ese caudal de buenos deseos hacia mi persona. Con idéntica intensidad ruego a la diosa Fortuna gozoso futuro a su persona. Un abrazo.

    ResponderEliminar