martes, 22 de febrero de 2011

* LA FE DE LLAMARSE ESPERANZA


La comparecencia ayer ante los medios de comunicación por parte de Esperanza Aguirre, con la noticia de que debía ser intervenida inmediatamente de un cáncer de mama, ha tenido algunos aspectos positivos sobre la población, en general, y sobre la femenina, en particular. Desde pequeña me enseñaron a encontrar el aspecto positivo de las cosas y hoy me caracterizo, a base de ejercer tal virtud, por serlo. Así que, presumiendo de ello, trato de encontrar un triple mensaje derivado de sus palabras:
- El cáncer se detecta con revisiones periódicas para poder combatirlo con prontitud. Debes hacerte chequeos cada cierto tiempo, sobre todo, a partir de los 40, pues mamografías y ecografías sirven de mucho en la detección de esta enfermedad. Es falso que duela la mamografía, es cierto que resulta desagradable, pero es una molestia pasajera, que ni siquiera puede denominarse como dolor y, en cualquier caso, aún es peor morirse. Y las ecografías ni se notan.
- Hay que ser optimistas y no deducir que un cáncer incipiente sea sinónimo de muerte. En el mejor de los casos no necesitan ni siquiera quimio o radioterapia.
- Hoy ingresaba la política para ser intervenida y lo hacía en un hospital público. Genial, estoy harta de ver cómo quienes enferman en este país, cuando además son portentosos económicamente, se marchan a otros lugares haciendo un tremendo corte de manga a la sanidad española, así como a su personal sanitario. ¡Bravo, Esperanza! Ha sido un gran ejemplo el tuyo en todos los sentidos.
En 2007 fui intervenida de una lesión premaligna y me estirparon un papiloma en la mama derecha. Tras la operación hubo un tiempo de mejoría pero, después de un breve espacio de tiempo, comencé a sangrar de nuevo por el pezón. Parecía que la intervención no había servido de nada y lo que es peor, yo me vine abajo. No obstante, haciendo gala del optimismo del que presumo, más por educación que por mérito propio, comencé a hablar del tema tratando de darle naturalidad, teniendo esperanza. Lo cierto es que en verano de 2010 fui operada de nuevo, en esta ocasión de dos papilomas que se habían reproducido en la misma mama. Actualmente me encuentro fenomenal, he dejado de sangrar por el pezón y con la última revisión, el pasado 14 de febrero, me dieron el alta, pasando de revisame cada seis meses a hacerlo, a partir de ahora, una vez al año, si no hay síntomas nuevamente de sangrado. Mientras tanto he aprendido muchas cosas: a relativizarlo todo, a tranquilizarme, a querer mucho más a todo el mundo, a dar gracias por la vida que he tenido la oportunidad de vivir, a respirar con alegría, a disfrutar de todo y de todos, a quejarme menos, a ponerme siempre de parte de los más débiles... La vida es maravillosa y los servicios de oncología del hospital de la Merced (Osuna) y Reina Sofía (Córdoba) los constituyen un grupo de radiólogos y cirujanos geniales, amén de anestesistas, enfermeras... Por su profesionalidad y afecto he remontado este problema y ahora estoy feliz. Gracias.
¿Cómo un país que exige a sus estudiantes una nota de corte universitaria que gira en torno al 9 para acceder a medicina puede despreciar luego a sus sanitarios? No, señores, los hospitales españoles están a la cabeza de cualquier otro centro hospitalario, la diferencia es que no te sacan el dinero hasta por respirar, para morirte luego si tienes que hacerlo. No por nada estoy rodeada de sanitarios: mi marido es anestesista, mi hermano y mi cuñada son enfermeros, mi hija es estudiante de medicina en ciernes...
Tu nombre, ayer, nos dio una señal de ESPERANZA. Mi más profunda solidaridad y optimismo para todas cuantas mujeres y hombres padezcan cáncer de mama. Un beso de chicle.

10 comentarios:

  1. ¡Ánimo, Mari Carmen!. No sabía de tu caso. Me alegro un montón de que estés bien. Yo he conocido estos problemas de cerca y sé lo que suponen. Pienso como tú, que esta mujer ha hecho bien en dar a conocer su enfermadad, porque todos somos humanos, hasta los políticos. Y le he deseado su curación. El que vaya a un hospital público no me extraña, son los mejores, en medios humanos y materiales. Es una triste realidad que los privados hagan uso de medios públicos concertados, porque ellos no hacen las inversiones necesarias. ¡Qué fácil es criticar luego a la Seguridad Social!. Y no pensamos en cuantas vidas han salvado, cuanto bien han hecho esos empleados públicos que se desviven por sus pacientes.

    En fin, no se trata hoy de criticar sino de que recordemos de vez en cuando que todos tenemos problemas y que se pueden solucionar. ¡Adelante!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tus palabras y tu sensibilidad, que siempre supe que era enorme, oculta tras el rostro de un gran tímido. No me refería tanto a los hospitales privados o concertados que, por supuesto, carecen de los medios humanos y materiales que posee la sanidad pública, más bien lo hacía a los extranjeros (Huston, Alemania, etc), que se presentan ante los más desfavorecidos como la panacea, salvadora de casos imposibles. No obstante, el españolito de a pie debe conformarse con su humilde segudridad social, en tanto que la riquísima Rocío Jurado (Dios la tenga en su gloria)pasea sus billetes por... Bueno... Que yo lo que quería decir es que tenemos muy buenos profesionales, con vocación auténtica, ternura y amor a su trabajo. Sin ir más lejos, Reina Sofía de Córdoba es pionera y referente de trasplante en toda España y su facultad es la mejor de Andalucía.
    Pero lo más importante de todo que me apetecía hoy retransmitir es que la vida es tan hermosa, cada instante debería ser tan valioso... No tenemos que dejar ni un sólo beso para mañana, ni un abrazo, ni una palabra de afecto o un reconocimiento... Más vale que sobre... Vivir intensamente es la mejor oportunidad que tenemos de demostrarnos a nosotros mismos lo afortunados que somos. Mi madre siempre que le cuento un problema me dice: "Anda, niña, pa dos días que venimos a este mundo" y yo le contesto: "¿Dos días? Pues tú vendrías pa dos días pero llevas ya 81 años"... Besitos y muchas gracias, amigo. ¡Adelante¡¡¡

    ResponderEliminar
  3. Hola Mari Carmen, no sabia lo tuyo, me alegro de que estes bien. Es verdad que estas cosas te hacen valorarlo todo de otra manera, yo tengo un dicho parecido al de tu madre, cuando la ocasión está muy tensa y parece que se nos va a acabar el mundo yo simpre digo, o pienso "Y todo este follón?..... Total pa morirse luego", y entonces todo se relativiza y parece menos importante, o solamente lo que es verdaderamente importante se deja ver.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. José Ángel, eres mi amigo José Ángel???? Es que no logro entrar en tu perfil para ver si eres quien yo quisiera. ¡Qué alegría si lo eres!!! ¿Cómo va todo por ahí? ¡Estás tan lejos y nos vemos tan poco! Me dijo ayer SCHEVI por el blog que este finde te veía. Bueno, estoy presuponiendo que eres nuestro amigo. ¿Cómo está Esperanza y los niños? Bueno que te sigo queriendo, si eres mi J.A., claro. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  5. Me siento afortunado por ser quien tu quisieras. Una vez me dijiste algo así como "tu adolescente".... y hoy he cumplido 50 años. Yo tambien te sigo queriendo. El tiempo no puede con los sentimientos.
    Seguiré entrando en tu blog y disfrutando de tu poesia y la sendibilidad que aportas al mundo.

    ResponderEliminar
  6. No puede ser que cumplas 50 años. Claro, yo era mucho más joven, como muy bien ha señalado SCHEVI en una de sus intervenciones del blog CELTIBETICO, mucho, mucho más joven que todos vosotros. Yo, desde luego, estoy bastante lejos todavía de los 50. Ahora que lo pienso, la perversión que ejercisteis sobre mi persona en todos los ámbitos de la vida todavía la estoy pagando... Pero bueno, como crimen, crimen, ya habrá prescrito.

    ResponderEliminar
  7. ¡Wuá!, perversión, crimen, juventud, todo junto, ¿qué podrá pensar de nosotros quien lea esto?.

    ResponderEliminar
  8. Peor hubiera sido que no nos hubieras conocido. ¿Te imaginas como hubieras sido? Una chica estudiosa, empollona, responsable... Verdaderamente un terreno yermo para la literatura.

    ResponderEliminar
  9. Hola,Mari Carmen.

    Es la primera vez que entro en tu blog, después de verte como "seguidora" del mio, y me ha sorprendido lo de tu enfermedad tanto como la entereza y optimismo de los que haces gala ante la misma. Enhorabuena por todo, por el triunfo ante la dolencia y por la admirable actitud.
    No sé si nos conocíamos de antes (perdón por mi mala memoria,en ese caso) pero sería un placer compartir contigo amistad,porque seguimiento de blog ya compartimos ;)

    Mucho ánimo,y un fuerte abrazo

    Lola (Voces de la Atlántida)

    ResponderEliminar
  10. Hola, Lola. Muchas gracias por tu afecto, denotas una gran sensibilidad, aunque no nos conozcamos. Estaremos en contacto y, por supuesto, compartiremos amistad. Besitos.

    ResponderEliminar