lunes, 4 de abril de 2011

* LAS SIRENAS NO EXISTEN



DEDICADO ESPECIALMENTE A AQUELLOS/AS DE MIS ALUMNAS/OS QUE SE SIENTAN GORDOS.

Las ballenas están siempre rodeadas de amigos: delfines, leones marinos, humanos curiosos. Tienen una vida sexual muy activa, se embarazan y tienen ballenitas de lo más tiernas a las que amamantan. Se lo pasan bomba con los delfines poniéndose moradas de camarones. Juegan y nadan surcando los mares, conociendo lugares tan maravillosos como La Patagonia, el mar de Barens o los arrecifes de Coral de la Polinesia. Las ballenas cantan muy bien y hasta graban CD’s. Son impresionantes y casi no tienen más depredador que los humanos. Son queridas, defendidas y admiradas por casi todo el mundo.
Las sirenas no existen. Y si existieran harían colas en las consultas de los psicoanalistas porque tendrían un grave problema de personalidad ‘¿mujer o pescado?’ No tienen vida sexual porque matan a los hombres que se acercan a ellas, además, por donde? Así que tampoco tienen hijos. Son bonitas, es verdad, pero solitarias y tristes. Además ¿Quién querría acercarse a una chica que huele a pescadería?
Yo lo tengo claro, quiero ser ballena.
En esta época en que nos meten en la cabeza la idea de que solo las flacas son bellas, prefiero disfrutar de un helado con mis hijas, de una buena cena con mi hombre acompañada de un buen rioja, de un café y pastas con mis amigos... Con el tiempo ganamos peso porque al acumular tanta información en la cabeza, cuando ya no hay más sitio, se reparte por el resto del cuerpo, así que no estamos gordas, somos tremendamente cultas.
Desde hoy cuando me vea el culo en el espejo pensaré, madre mía, qué lista soy.
¡FELIZ VERANO!

6 comentarios:

  1. Dios Santo, esto es justamente lo que necesitaba leer. A veces lo interior parece no bastar a lo que la sociedad considera atractivo y hace un poco de mella cuando uno se ve atrapado entre lo que es y lo que es físicamente atractivo (muchas veces irreal bajo los estándares modernos a los que se expone la juventud). Gracias por redactarlo y aún más por compartirlo. :)
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja, que bueno! Y yo, además, añado que a los hombres, por lo general, no nos atraen los "sacos de huesos". Una mujer, con curvas, con carne, con colores cálidos...En fin, no sigo que es primavera ¡uf!

    ResponderEliminar
  3. Me alegro que te haya servido Rivela Guzmán. Estoy convencida de que este mundo frívolo que impone modelos tan concretos se equivoca y estamos pagando el tributo, por cierto, bastante caro, ya que nuestra juventud, como bien dices, está inmersa en patrones de belleza que erosionan lo que uno no es, ni puede llegar a ser jamás. ¿Quién ha decidido que eso es lo hermosos? ¿A quién le preguntaron? ¿Qué clase de quorum responde a esos modelos? No te preocupes, quien busque algo bueno, seguro que te encuentra, sólo que quizás tendrá que buscar más. El misterio es maravilloso y la sorpresa, aún mejor. Besitos.

    ResponderEliminar
  4. Querido SCHEVI, lo que añades es delicioso. Te lo agradezco en nombre de tantos/as chiquillas/os con fuertes crisis de identidad que vemos cada día destruidos/as por la frívola pretensión de una vacua mentira... BESOS

    ResponderEliminar
  5. JOSÉ ANGEL:
    Estoy totalmente de acuerdo con Shevi, a mi también me gustan las mujeres con curvas, pero he de confesar que nunca me había imaginado que las curvas estaban rellenas de cultura, ahora me guatan más.
    Bromas aparte, lo importante es gustarse cuando nos miramos a los ojos, ante un espejo a nosotros mismos o cara a cara con a otra persona. Entonces sólo vemos lo que somos, lo que valemos, y eso se refleja en esos dos puntitos que tenemos en el centro de las pupilas. Ahi no hay ni grasa ni musculo, se nos ve el alma desnuda.

    ResponderEliminar
  6. Tienes mucha razón, José Ángel, hay que gustarse a uno mismo, de modo que también seas capaz de retransmitir vibraciones positivas frente al otro. Aunque a veces, es duro pensar en la idea del paso del tiempo y en cómo éste, a su paso, lo deteriora todo, también lo físico, no obstante, asumir que uno no es sólo algo material es la mejor garantía de que en la ancianidad seremos seres equilibrados. Respecto a gustar a los demás también en eso esto de acuerdo contigo... Un beso

    ResponderEliminar