domingo, 1 de mayo de 2011

* CORDUBA, crisol de culturas



Córdoba se engalana durante este mes de mayo con rumbas, sevillanas, bulerías y fandamgos, en tanto que las puertas de sus gentes se abren de par en par lanzando caudalosa alegría por las celosías de sus ventanas. Así, mientras el visitante camina por callejuelas empedradas y se deja embaucar por los misterios de otros siglos, las flores en sus cruces y las macetas en sus patios inyectan en el aire fragancias a celindas, rosas o clavellinas que compiten en fragor con los aromas de sus mujeres. Y el color arrecia portentoso sobre la dama taciturna que es esta ciudad a la que adoro, esposa de cristianos, amante de moriscos, querida de judíos... Ejemplo de tolerancia, Córdoba, capital europea de la cultura 2016.












6 comentarios:

  1. Hola Mari Carmen, hace tiempo que supe de tu blogs aunque no he sido muy asiduo, (no estoy puesto en esto en internet)he decidido comenterte que me ha sorprendido la sensibilidad y el valor con el que expresas tus sentimientos e inquietudes, permiteme que te desee lo mejor para ti y los tuyos, asi como seguro que seguiras creciendo en tu trabajo y la literatura .
    Juan

    ResponderEliminar
  2. Hola, Juan. Agradezco tus elogios y me llena de satisfacción saber que hay personas que se divierten con mi blog, al fin y al cabo este tipo de cosas no tienen otro objeto que poner a disposición de los demás lo que uno oculta en su interior. Espero verte a menudo por aquí como si de tu casa se tratara. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Y Córdoba, Corduba, hermosa y noble matrona romana. Compartimos el amor por esta bella ciudad.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Sí, amigo. Córdoba no es sólo la capital de provincia a la que pertenece nuestro pueblo, tampoco es la ciudad donde tú te hiciste abogado y yo filóloga, o el lugar donde se fraguaron nuestros primeros amores importantes (el mío, definitivo). Es, además y en todo caso, el rincón donde converge nuestro pasado rico y multicultural, centro floreciente de civilidad, así como de conocimiento. Ves? A ese tiempo no me importaría haber pertenecido.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  5. Una aclaración importante, aunque mucha gente no la distinga. Yo empecé a estudiar derecho en Córdoba (luego seguí en la UNED, por no tener tiempo), pero no soy abogado. La profesión de abogado exige tener la licenciatura en derecho, pero con ella se pueden ejercer otras profesiones. La de abogado se ejerce cuando uno se asocia además al colegio profesional correspondiente. Y ese no es mi caso. Nunca he ejercido otra profesión que la de la política; hasta ahora, claro, que la dejo en junio. Ya veremos después.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por la aclaración. Siempre pensé que estar licenciado en derecho, te convertía directamente en abogado, ejercieras o no. Cada día se aprende algo nuevo. Chao

    ResponderEliminar