miércoles, 15 de junio de 2011

* DÍA DEL LIBRO


Las tablas de arcilla o bajorrelieves en diferentes piedras fueron los primeros soportes. A los egipcios les corresponde el invento del papiro, una especie de papel fabricado con una planta que crecía a orillas del Nilo. Las láminas de papiro medían hasta 49 cm de largo y 20 cm de ancho. Se las enrollaba y lo usaban los escribas para asentar sus escritos. Los chinos aportaron un soporte mucho más perdurable: el papel. Este invento aparece en los registros históricos en el año 105 d. c., pero es sin duda más antiguo. El pergamino fue el sistema usado en Europa durante la Edad Media y tenía la ventaja de que se podía escribir de las dos caras. Se agrupaba en varios pliegos y se cosía formando los códices, que poco a poco fueron constituyendo lo que hoy se conoce como un libro. En esta evolución el impacto más decisivo para la humanidad fue la aparición de la imprenta. En los comienzos de la imprenta se utilizaban los incunables, pero hacia el siglo XVI se dejaron de usar. Con la imprenta llegó la democratización del acceso al saber: hoy es difícil imaginar un mundo en donde se usara en forma casi exclusiva la narración oral para comunicar experiencias e impartir educación. En definitiva: hoy no se puede negar que el avance de la ciencia y de la tecnología habría sido imposible sin la existencia del libro. ¡Bendito milagro!

4 comentarios:

  1. Todos estos materiales han contribuido a la noble tarea de transmitir la historia de generación en generación; de enseñar, educar, instruir y hacernos soñar.

    Benditos sean los libros!!

    15 de junio de 2011 01:18

    ResponderEliminar
  2. Sí, María Luz, estoy totalmente de acuerdo contigo. A propósito, tu nombre es precioso. Espero encontrarte a menudo por aquí. Besos

    ResponderEliminar
  3. Hola María del Carmen, gracias por quedarte a mi lado.
    Me ha gustado que conocieras Vic, yo soy catalana y entré como Carmelita Descalza en el convento de Santa Teresa, pero mi poca salud no soportó tanta austeridad, pues tras 40 años de vivir en el mundo y habituada la aire acondicionado y calefacción fue imposible aguantar -12º .
    de tu post, evidentemente el libro es una herramienta excelente para la formación y aunque Internet nos ofrece todo y más, nunca nos dejará sentir el tacto de las hojas que tantas veces hemos leído e incluso acariciado.
    lo temible es que la calidad del papel ha disminuido al tener menos celulosa que libros de 100 años atrás y se teme que se apolillen antes.
    Bueno, ya nos iremos conociendo.
    te dejo mi ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  4. Hola, Sor Cecilia: me alegro tanto de encontrarla por aquí. Con su visita mi blog se impregnará del aroma a bizcochos de canela y tartas de manzana recién horneadas, adquirirá la elegancia de los jazmines blanquísimos y quedará arrobado por la profunda sabiduría cual cipreses centenarios. Gracias por su presencia, ya le dejé un mail en su correo y espero saber pronto de usted. Mil besos de algodón.

    ResponderEliminar