miércoles, 22 de junio de 2011

* LA HUIDA


A veces, cuando no tienes adónde ir
Vas al rincón de lo que conoces.
Yo conocía mis versos, mis libros, mis canciones,mis silencios,
Mis tardes de paz y sosiego,
Entre cálidos rayos de ensoñación
Dibujados indeleblemente
En el recodo juguetón de la melancolía.

Lo malo es
Cuando los versos,las canciones, los libros,
Y los silencios
Finalizan.

Entonces,
Tienes que volver
Al lugar
Donde empezaste
La huida.

2 comentarios:

  1. Lo que pasa es que el lugar ya no es el mismo,
    porque nosotros hemos cambiado..

    Tus letras dicen cosas.

    ResponderEliminar
  2. Palabras llenas de sabiduría, desde luego. La vida se diluye entre nuestros dedos con fugaz impertinencia, mientras obsesionados con la aparición de las primeras canas, desoímos el fulgor con que transforma nuestras vidas.

    ResponderEliminar