domingo, 11 de septiembre de 2011

* AZÚCAR ROJA


Entonces me enamoré de ti. Y, desde aquel instante, tréboles de cuatro hojas comenzaron a crecer entre mis dedos sólo con mirarte, mientras en el jardín se amontonaban rosas que olían únicamente si te pensaba y mi teléfono sonaba
cuando eran tus llamadas las que recibía…

En aquel instante, supe haberme enamorado de ti, pues mi planeta se fue transformando en un lecho donde blancas sábanas enredaban enloquecidas tus ilusiones a mi cintura. Al deshojar margaritas, sus “síes” me trasladaban al titilar suave de tus caricias porque las sílabas de sus nombres eran indefectiblemente tu nombre al llamar a otros hombres. Me juraste amor eterno y reconocí el rostro de la eternidad que había venido a visitarme para quedarse a mi lado...

Aquel día me enamoré de ti y el amor salió, por fin, del congelador refrescando mis soledades con la calidez de tu recuerdo; pues sobre las paredes de mis noches gimoteaba tu perfume como un ser con vida propia en tanto que los cristales de mis ventanas teñían el parque de alegres colores, cuando contemplaba a los hijos que un día serían los nuestros.

Por eso, construí un camino entre tu casa y la mía con diminutas piedras de marfil, clavadas una a una por mi mano enamorada, para que, si algún día te marchabas,
pudieras reconocer siempre el camino de regreso hasta mí; aquí aguardaría yo con mis eternas ilusiones por toda la eternidad.

¡¡¡FELIZ COMIENZO DE CURSO!!!

1 comentario:

  1. Mari carmen una palabra solo ESPECTACULAR! no sabía que mi suegra tenia tan buena trayectoria, ya se a quien han salido las niñas! jeje Me ha gustado mucho tu muro, muy bien hecho! Ya que se que lo tienes me meteré para ver tus actualizaciones y muy guapa en las fotos!
    un beso enorme!
    pd: pon mas fotos de carmen de pequeña! =)

    ResponderEliminar