miércoles, 21 de septiembre de 2011

* DESNUDA



¿Puedo cuidarte el resto de mi vida?
Sembraré terciopelos en tus sienes,
Y aguardaré rendida por si vienes
Para poder besarte las heridas.

¿Puedo tener por senda la escondida
Pradera de bondades que tú tienes
Y ocultarme en los valles de tus pliegues
A establecer permanente mi guarida?

Contigo navegar en tempestades,
Por ti masticaré oscuro lodo,
Y a ti confiaré mis vanidades.

Estando seducida de este modo
Cualquiera afirmaría que ruindades
Sería confesar que no te adoro.

1 comentario:

  1. Hola, David. Me encanta que te guste mi blog y que hayas descubierto mi mundo. Espero que no sea la primera vez que te acercas por aquí. Besos

    ResponderEliminar