sábado, 24 de septiembre de 2011

* OS QUERRÉ... SIEMPRE

(Mis niñas y yo, julio 05).
 Decir "mucho" no añade ninguna acepción nueva a la dimensión de mi sentir, si os digo bajito, como un susurro, "os quiero". Cuando se ama tanto, no se necesitan cuantificadores, porque no existen contenedores, ni compartimentos que estanquen los sentimientos, que los midan, que los aten. Y ahora llega el instante preciso en que me dejáis, con destino a vuestro futuro, a proseguir vuestros estudios, lejos de mi cuerpo, prendiendo los rincones de mi recuerdo con azucenas de inocencia, varitas de canela y fragancias de ternura. Lejos de ser un obstáculo que debáis sortear en el sendero, debo ser un propulsor cargado de amor, que os impulse hacia el horizonte de tantas ilusiones como vuestros jóvenes corazones albergan. Y lo seré. Lo prometo. Acariciaré las alas de mis cisnes y limpiaré la sangre de sus heridas. Mientras, aguardaré siempre en este palacio que es mi alma para vosotras, asomada a sus balcones, para dejar latir muy fuerte los pálpitos de mi pecho cuando vuestro retorno convierta en una fiesta mi existencia. Por eso, no digo "mucho", prefiero "SIEMPRE".

2 comentarios:

  1. Hola Mari Carmen:
    Aquí mismo te contesto a tu comentario en nuestro blog. Muy bonito y con mucha sensibilidad. Tal y como tu eres. Pero quizás no me merezca tanto, al fin y al cabo aquí estamos para hacer algo y eso es lo que intentamos cada día. Tus sentimientos traducidos en palabras también están redondos, sensibilidad encajada en la realidad. Emocionas.
    Y lo de crecer creo que nó. Sigo con mi 1,62.
    Un beso
    pepelora

    ResponderEliminar
  2. Hola, Pepe. Me alegra tenerte por aquí de visita. Gracias por tus generosidad. Vuelvo a mis palabras iniciales: enhorabuena por tanto bonito como colocas en la realidad que nos ha tocado. Me encanta tu obra en el cruce del ambulatorio, está lleno de vida. Esperanza, espero que todo siga bien, yo también estoy genial.
    Besitos.

    ResponderEliminar