viernes, 9 de diciembre de 2011

* GRACIAS A LA VIDA...

Dicen mis mayores que no debe mirarse atrás ni para tomar impulso, pues el pasado no tiene posible enmienda, salvo que uno sea un masoquista y le guste padecer sin remisión. Empiezo por la tercera de las argumentaciones: algo de sufridora hay en mí puesto que me torturo a menudo con lo que pudo haber sido y no fue o con lo que pude haber dejado de hacer e hice, no obstante, desde que cumplí los cuarenta me prometí reconciliarme con la persona que soy, tratando de entender errores y omisiones con piedad. El segundo de los argumentos radica en establecer que hay que tratar de solucionar, solventar, enmendar o dulcificar todo cuanto, arrastrado de atrás, esté caduco, al objeto de proyectar un futuro con mayores posibilidades. Finalmente, y llegados así a lo que más me interesa, combatir este vicio mío de mirar atrás me ayuda a tomar impulso solo y exclusivamente cuando, abierto el corazón al entendimiento y la ausencia de reproches, soy capaz de minimizar las hostilidades y maximizar las cosas hermosas que ofrecen no solo las personas, sino también la vida. Y la verdad es que en tal disposición me encuentro frente a los vestigios de un pasado con senderos que desprecié y seres a quienes ignoré, que hoy, transcurrido buena parte de mi camino, poseen una belleza de incalculable valor. Este ha sido el mejor de los regalos que la vida me ha otorgado merced a la fortuna de haber podido cumplir años.

3 comentarios:

  1. Me gusta eso de "minimizar las hostilidades y maximizar las cosas hermosas..." porque así se potencia la vida, el presente, no se queda una en el pasado que nos angustió y tampoco esperanzada en lo mejor que todavía no llegó, porque puede suceder que nos quedemos en el andén cuando el tren haya partido. ¿No? Soy Lilián y hoy descubrí que sos seguidora de mi blog "Mundosilvia" Seguiré leyendo tus textos.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta eso de "minimizar las hostilidades y maximizar las cosas hermosas..." porque así se potencia la vida, el presente, no se queda una en el pasado que nos angustió y tampoco esperanzada en lo mejor que todavía no llegó, porque puede suceder que nos quedemos en el andén cuando el tren haya partido. ¿No? Soy Lilián y hoy descubrí que sos seguidora de mi blog "Mundosilvia" Seguiré leyendo tus textos.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Lilián, me alegra que estés aquí. Lamento no haber visto antes tu mensaje. Ya veo que hay coincidencias entre nuestros pensamientos, a pesar de la distancia. Yo también continuaré siguiéndote en el blog. Abrazos.

    ResponderEliminar