martes, 31 de julio de 2012

* RUTA ROMÁNTICA ALEMANA

La Ruta Romántica por Alemania era una importante ruta comercial de la Edad Media y se encuentra activa hoy en día junto con todo el encanto del viejo mundo. Se puede cenar en los patios de los restaurantes más románticos, pasear por frondosos parques, visitar castillos históricos y explorar el centro de las ciudades antiguas que aún mantienen su esplendor original.


La ruta recorre más de 60 localidades entre las cuales se pueden observar iglesias, catedrales, castillos y conventos, pueblos pintorescos, a la vez que hermosos viñedos, aguas claras y colinas luminosas, hasta llegar a los majestuosos Alpes de Baviera.


En los lugares típicos de la zona tienden a realizarse anualmente una serie de celebraciones que van desde conciertos, proyectos de arte, ferias de alimentos y fiestas, que se realizan en los lugares típicos con ambientación medieval. Para los amantes del vino, éste lugar es el mejor para probar el Saale-Unstrut, así como una amplia gama de cervezas de ligera graduación alcohólica pero deliciosa al paladar, acompañado lo uno o lo otro con comidas típicas de la región (varados tipos de salchichas con exquisitas salsas, embutidos excelentes, sabrosos quesos y, cómo no, el inolvidable struddel de manzana, que se sirve caliente junto a una bola de helado).



Entre otros muchos, los lugares más destacados son:

• Würzburg: situado en el corazón de la creciente región vinícola de Franconia, Würzburg se hace famoso por sus excelentes vinos, divulgados por coloridos festivales, restaurantes gourmet y hermosos viñedos. La joya arquitectónica de Würzburg es el Residence Palace, incluida en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO.



• Rothenburg ob der Tauber: donde se puede caminar encima de la muralla medieval que rodea el viejo centro de la ciudad y ver la parte superior del histórico ayuntamiento para tener una vista espectacular de la región.


• Castle Hotel Colmberg: allí pasamos dos noches en un castillo de más de mil años de antigüedad, rodeado de hermosas praderas donde contemplar cómo el tiempo transcurre con sosiego y todo cuanto nos atormenta carece casi, por entero, de importancia.


• Dinkelsbühl: su casco antiguo cuenta con 16 torreones, varias puertas de entrada a la ciudad y los correspondientes muros circundantes. Hacer un recorrido por la zona histórica con el vigilante nocturno, acompañado de un candil, que está de patrulla por el centro de la ciudad durante la noche, es toda una curiosidad.




* Augsburgo: sus casas barrocas, espléndidos bulevares y restaurantes tradicionales, donde se puede disfrutar de una auténtica cena medieval a la luz de las velas en las viejas salas abovedadas hacen de ella una auténtica villa romántica.


• Pfaffenwinkel: Esta parte de Baviera, llamada “El rincón del Pastor”, es famosa por sus iglesias y paisajes vírgenes. Una visita obligada es la iglesia de peregrinación Wieskirche (“Iglesia en la Pradera”) en Steingaden. Esta obra maestra de estilo rococó está en la lista de los lugares de interés y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.


• Neuschwanstein: El castillo de cuento de hadas anidado en los Alpes bávaros conduce a la cumbre misma del romanticismo, castillo del rey loco, asesinado en extrañas circunstancias tras una vida regia de despilfarro y ostentación.


Nuestro itinerario finalizó en el lago Constanza, a orillas de la isla de Mainau, convertida con gran virtuosismo y delicadeza en un paraíso de flores, mariposas y hermosos paisajes que permanecen para siempre prendidos en el fondo de nuestro corazón.





No hay comentarios: