jueves, 5 de julio de 2012

* DESDE ADENTRO


Un castillo tupido y afelpado

Protegido por dos tensas murallas

Cimbreantes, lujuriosas y apretadas

Dan cobijo a mi cuerpo acalorado.

Desde el fondo de tu escudo endemoniado

Una figura esconde su metralla

Y esculpiéndome en suntuosa talla

Trastoca mi universo colorado.

¿No es Vulcano que rinde culto al fuego?

Y en esto, una luciérnaga afilada

Hace buen uso de su espada luego.

Mientras tanto me pierdo en tu mirada,

A la sombra de un sauce veraniego,

Que perfuma mi humedad almibarada.

No hay comentarios: