martes, 25 de septiembre de 2012

* CORRIENTES, PURAS AGUAS, CRISTALINAS...

A veces vengo aquí porque no hay ningún otro refugio donde ocultarme de mí misma, puesto que hasta que una persona no se enfrenta ante los ojos y el corazón de los otros, continúa huyendo. Ya que, si no permito a los demás compartir mis misterios, no me liberaré de sus ataduras. Cuando tengo miedo a darme a conocer a los demás, no puedo conocerme a mí misma y, por tanto, tampoco a los que quiero. Dónde podré hallarme mejor que en los aspectos que me igualan a ti y nos hacen tan semejantes? Frente a tu rostro hago el esfuerzo de manifestarme como una persona plena, con cualidades, pero también con limitaciones, que desea aportar lo que es a su comunidad. Gracias por tu escucha, pues con ella haces un bien enorme a mi corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario