miércoles, 5 de septiembre de 2012

* PELOS COMO ESCARPIAS

Hay personas que creen que todos los detalles de afecto que reciben los merecen. Esos son los egoístas. Otras personas piensan que reciben mucho más de lo que merecen. Estos otros son los humildes. El mundo en el que vivimos no nos enseña a distinguir con claridad lo que merecemos de lo que no, por eso hay seres soberbios, orgullosos, desagradecidos, que propician un devenir severo contra quienes mejor los tratan: separaciones, broncas, infidelidades, adicciones... Ojalá hubiese cursillos para ser padres, es tan difícil acertar...
Hoy he tenido ocasión de ver, en mi tarea como profesora, a un padre angustiado porque su hijo debía repetir curso. El hijo, en lugar de compadecerse, gritaba que se avergonzaba de él porque el padre lloraba amargamente. Me hubiese gustado reaccionar de otro modo, pero lo único que supe hacer fue quedarme sin palabras.

2 comentarios:

  1. So etwas ist in der Tat schlimm, wenn Eltern sich so verhalten. Die sollten mal an ihre eigene Kindheit denken, das würde manches einfacher machen...

    Lieben Gruß
    CL

    ResponderEliminar
  2. Allí el padre lloraba amargamente por la repetición de su hijo. Aquí, si el hijo repite los padres golpean al docente. Saludos

    ResponderEliminar