miércoles, 20 de marzo de 2013

* PERSEVERA SIEMPRE

Dice Kipling:

"Si a tu caudal se contraponen diques
date una tregua, pero no claudiques".

Estos sencillos versos encierran, bajo mi punto de vista, nobles verdades que no creo dimensionar cuando afirmo percibir en ellas la esencia de la felicidad. Es humanamente saludable poseer sueños, tener anhelos, sentir deseos. En el proceso de tratar de alcanzarlos, de hacerlos realidad, es donde se mide el valor del ser humano, pues, es en ese trayecto donde se generan sentimientos de gran potencia y donde, en consecuencia, no solo tiene cabida la felicidad (si el objeto de deseo se ha conseguido), sino también la frustración y la ira (cuando no se ha salido exitoso en el intento). 
Sin embargo, como sabemos, no todos nuestros deseos van a cumplirse siempre, esa es una de las lecciones importantes que nos muestra la vida. Por esta razón, forma parte también de la naturaleza humana enfadarse y sentir enojo. Y es necesario saber que no debemos inhibir los sentimientos de ira o frustración, pues no es malo tenerlos, lo importante es darles salida, expresarlos, hacerlos saber, manifestarlos. Y es ahí donde la vida vuelve a mostrarse plena de sabiduría, cuando nos enseña que expresar lo que sentimos cuando experimentamos frustración es una manera favorable de buscar soluciones para lograr nuestras metas. La habilidad de adaptarse al cambio y buscar muchas alternativas a un solo problema es para mí la llave del éxito y el secreto de la felicidad.
Se convierte en muy necesaria la idea de no rendirse al no conseguir lo deseado. Si soy capaz de luchar, insistir, esperar..., puedo llegar a vencer. Los ideales se conquistan y si la conquista va acompañada de lucha, se disfruta mucho más. No todo se logra de inmediato, la perseverancia es un don de inapreciable valor que otorga al ser humano templanza, serenidad, equilibrio, paz, al tiempo que libera de la frustración.

3 comentarios:

  1. Buenas noches Mari Carmen:
    Cuánto tiempo he pasado sin leerte y lo lamento, pero con tantos seguidores no puedo aún poniendo todo mi esfuerzo.
    he leído varias entradas y me encanta cómo escribes.
    En esta que te comento, me veo reflejada, siempre luchando desde niña sin perder ni un ápice de entusiasmo por conseguir mis metas.
    Hoy una de mis metas ya tiene luz propia. He publicado mi primer libro «Historias de Sesy Bo», primero lo hice en Argentina y ahora en España y sigo luchando para ser una buena escritora y poeta clásica.
    No guardé tu correo, o lo habré extraviado, si te apetece te dejo el mío
    sorceciliacodina@hotmail.com
    Nos seguiremos viendo.
    Con ternura te dejo un beso
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  2. Sor Cecilia, qué alegría reencontraqrme de nuevo con usted. Ya sabe que la quiero mucho, aunque todavía no nos conozcamos físicamente. Gracias por sus amables palabras sobre mi modo de escribir, celebro que le guste. Enhorabuena por su Historias de Sesy Bo, obra que imagino llena de la tenura y bondad que la carateriza a usted, tenga por seguro que voy a procurarlo,leerlo y comentárselo luego. Ser buena escritora es un proceso tan lento que, a veces, resulta impoerceptible, por eso debemos, los que tenemos la misma meta, debemos apoyarnos y darnos calor. No se preocupe volveremos a aquellos tiempos en que nos escribíamos por mail. Lo velveré a hace. ¿Sigue usted en América?
    Desde luego, seguiremos viendo.
    La quiero mucho, Sor Cecilia.
    Muchos, muchos besos.

    ResponderEliminar
  3. Mari Carmen, vivo en Valencia, mi libro no se vende en las librerías, lo hago yo directamente por correo postal, por eso te dejaba mi correo para informarte de todo y si me lo puedes comprar, mucho me ayudarías. Cuesta mucho empezar.
    Espero tu respuesta.
    Con ternura te dejo un beso.
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar