miércoles, 24 de abril de 2013

* GRACIAS A LA VIDA

Me gusta el aroma a azahar en las tardes tibias de abril y la fragancia que desprende el césped recién cortado.
Me produce rechazo el olor de las gasolineras y el de los hospitales. Me recuerdan la muerte, el final de cualquier camino.
Me enamora el perfume de mi hombre pues cuando lo contemplo encuentro que su cuerpo se llena de incienso y ramitas de lavanda.
Odio el peste de las aguas estancadas y del pescado podrido. Me traen a la memoria que existe la pobreza y la injusticia.
Me conmueve el sopor de algunas ancianas, limpias y relucientes, que, vestidas de negro riguroso, menean sus abanicos, impregnándolo todo con efluvios a limón. En ellas acabo viendo siempre el rostro de mi propia madre y despiertan mi ternura.
Detesto la pestilencia a sudor y pies. No me gusta las personas desaseadas.
Me inunda de nostalgia el pan recién horneado y la frescura del zumo de naranja porque me traslada directamente a la infancia de mis niñas, ya mujeres.
Me apasiona el olor del mar, el aroma del laurel y la fragancia de la leña acabada de cortar y, mientras me dejo invadir por tantas sensaciones desbordantes, me aseguro de que vivir es una experiencia maravillosa.

2 comentarios:

  1. Pues Sí Mª Carmen, comparto tus olores y fragancias, pero el olor a los hospitales me gustan, 20 años de enfermera no se olvidan,aunque claro está, no me agrada que la gente esté enferma ni que se muera.
    La vida es maravillosa, llena de sorpresas y las que son negativas, hay que procurar aparcarlas.
    Veo que publicas con frecuencia y lo haces muy ameno.
    Te felicito.
    Con ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Sor Cecilia. Claro que sí, 20 años de enfermera son de mucho peso y, seguramente, lleno de recuerdos. La predilección por los perfumes los determina también la experiencia que uno tenga respecto a ellos. Publico con frecuencia por momentos, depende de lo ocupada que esté, aunque para escribir no me importa perder horas de sueño. Gracias de nuevo. Muchos besos

    ResponderEliminar