martes, 24 de diciembre de 2013

martes, 17 de diciembre de 2013

* BESOS DE CHOCOLATE PARA NIÑOS POETAS

El que sigue, es el primero de los pertenecientes al poemario BESOS DE CHOCOLATE PARA NIÑOS POETAS:
CANIJÍN, EL SOLITARIO

Esta es la historia de un árbol
Chochifarto y endeblón
Picajoso y tristezuelo
¡Vaya ejemplar tontorrón!
Las ramas, que son sus brazos,
Flacuchas y retorcidas;
Las hojas, enclenques dedos,
Puntiagudas y muy finas.
Feo no era; sí, distinto,
Pero él no lo entendía
Pues siempre veía que todos,
A su costa se reían.
Criticaban sus ramajes,
Su corteza y su raíz,
Por su tronco tan delgado,
Le llamaban: “Canijín”.
A veces se divertían,
Con bastante crueldad
Y con el eco del viento,
Repetían: ¡Vete ya!
Por eso, sin más consuelo,
Acostumbraba a llorar
Y ninguno se esforzaba,
En hacerle contentar.
Sin embargo, entre sus sueños,
Siempre se sentía feliz
Porque pensaba que alguien,
Podría quererle así.
Mientras tanto esperaría,
Sin familia y sin amigos
Sin comprender qué había hecho,
Para tener tal castigo.
Un día aparecería,
Algún ser maravilloso
Ofreciéndole su amor
Y abrazos muy esponjosos,


Besitos de arroz con leche
Y compota de ciruelo
Miradas de chocolate,
Caricias de caramelo. 

lunes, 16 de diciembre de 2013

* IMAGINANDO SER ADOLESCENTE

Cuando me acuesto y sólo me acompaña el rumoroso silencio de la noche, no me asusta ya la oscuridad, ni los infantiles fantasmas que se esconden en las sombras. Lo que de verdad me da miedo es que regrese la mañana y, con ella, el colegio, los compañeros y la violencia. Acoso, tortura con palabras, puñetazos, narices y puños rotos, sangre derramada…
            La obligación de la juventud es aprender, reírse, conocer a otras personas, indagar con los sentidos, enamorarse… Dios mío, entonces… ¿Por qué todo esto? La única solución que quieren imponerme es a base de golpes. Es mejor, es más valiente aquél que pega antes y más fuerte.
            Sí, cuando me acuesto por las noches tengo miedo y son muchas las ocasiones en que también siento repulsa y, casi todas, las que me duermo pronunciando, como últimas palabras: ¡Qué asco!
            Luego llega la mañana y con ella las preguntas inevitables:
- ¿Por qué los adultos no hacen nada?
- ¿Por qué siguen pronunciando maravillosos discursos de falsa tolerancia, mientras continúan mostrándonos películas donde el protagonista, el bueno, es el que más seres humanos asesina?
- ¿Por qué permiten una televisión donde conseguir audiencia pasa por discutir a gritos, insultar al prójimo, faltarle al respeto y machacarlo siempre?
- ¿Acaso las últimas imágenes que han dado la vuelta, una y mil veces, por todos los canales televisivos donde se contempla una pandilla de soldados acribillando a palos a unos civiles, no deberían estar restringidas?
- ¿Por qué se empeñan en mostrarnos que la valentía y la hombría pasa por los puños y no por el cerebro? ¡Qué modo tan febril de conquistar la verdad!
- ¿A qué esperáis, padres, profesores, políticos, artistas y zapateros para sentaros a hablar y decidir?
- ¿Acaso los jóvenes hemos llegado a ser tan violentos que, incluso, os damos miedo?
-¿Cómo no va a existir violencia verbal y física contra el homosexual de mi clase, el gordito que se sienta junto a mi mesa, el magrebí que ha llegado nuevo al colegio o la fea de la pandilla, si vosotros nos estáis enseñando que el homosexual, el gordo, el magrebí y la fea son despojos, son los ciudadanos de segunda, son los perdedores?
            Si la partida se juega así, prefiero romper la baraja para no seguir jugando. 
Por eso, hoy quiero manifestar que estoy de parte del magrebí, del gordo, de la fea y del homosexual, porque me gustaría seguir considerando que los amos del mundo son los buenos de corazón y éstos no pueden ser jamás los que golpean.
            Serían tan fácil si aprendiéramos a admitir a cada cual con sus defectos y sus virtudes; si consideráramos que cada ser humano es único, distinto e irrepetible; si nos enseñarais a contemplar con deleite aquello que nos une, pero también lo que nos separa…


            Sería tan fácil que yo podría dormir en paz todas las noches. 

viernes, 13 de diciembre de 2013

* DIAMANTES

Así pensamos todos los amantes
Que somos ya se sabe soñadores,
¡Cuán dulce la belleza de las flores;
Frente a una flor, no valen los brillantes!
Mas el amor se marcha en un instante
Y todo queda a oscuras, sin colores;
Marchita, sin fragancias, con dolores,
El alma, en la locura delirante.
Me olvidas, me desprecias ¡Te idolatro!
Me dejas, me abandonas ¡No te vayas!
Enloquezco sin ti ¡Quédate un rato!
Brillantes te traeré de donde haya
Requiébrame de nuevo con tu trato

Cristales comeré si tú me fallas.

viernes, 6 de diciembre de 2013

* LAS RIQUEZAS DE VIRTUDES

La riqueza de Virtudes le permitió, además de gozar con una vida ostentosa, la inmensa fortuna en el goce de la amistad.

            Poseía tres amigos. Al primero, adorado por su belleza, lo complacía con hermosas vestimentas y riquísimos manjares, mientras éste la agasajaba con intensos placeres. Al segundo, idolatrado por su poder, lo apoyaba con fuertes inversiones, a cambio él le otorgaba prestigio e influencias. Del tercero, quien más la amaba, nunca se ocupó lo bastante por considerarlo demasiado espiritual y un tanto aburrido.


            Un día, Virtudes enfermó, gastando cuanto poseía en un mal sin remedio. Cercana a la muerte, un único amigo permaneció a su lado. El primero huyó, al prescindir de los regalos, como su propio cuerpo la abandonaría tras fallecer. El segundo, como su riqueza, la olvidaría pasando a manos de otros poderosos. El ignorado sí estaba allí, como sólo el alma camina a nuestro lado más allá de la muerte; sin embargo, cuán empobrecida la suya al mirarla de frente.