miércoles, 22 de septiembre de 2010

*MI VIEJA ORBEA VERDE


A lo largo de toda mi infancia tuve un sueño. Miento, en realidad, tuve infinidad de ellos; no obstante, el que recuerdo con mayor nostalgia es el ardiente deseo de poseer mi propia bicicleta. Quizás porque no lograría conquistarlo hasta bien entrada la juventud, ya que la familia a la que pertenecía era bastante humilde y muchas otras prioridades debían ser atendidas de manera perentoria antes que mis caprichos. Recuerdo como un brillante atardecer de junio, al asomarme a la puerta de mi casa con la intención de comprobar cuánto más tardarían mis padres de sus compras, vi a lo lejos un matrimonio acercarse con paso rápido y una sonrisa en los labios. El hombre sujetaba una bicicleta y los que mostraban su felicidad eran mis padres. No se celebraba ninguna fecha especial, digna de ningún presente, sin embargo, ellos gastaron lo que a duras penas habían ido ahorrando con lentitud e ilusión en una Orbea verde para mí. Aquella visión no la olvidaré jamás y la viví con la absoluta seguridad de que les estaría en deuda durante el resto de mi vida. Y así ha sido, desde luego.
El curso pasado experimenté frente a mis alumnos algo a lo que no supe dar explicación en el preciso instante que lo presenciaba y la sensación que me produjo hube de llevármela a mi casa para reflexionarla con parsimonia. Les proponía un concurso literario que organizaba otro centro educativo al que les invitaba, con objeto de que participasen, tratando de motivarles con el que a mí me resultaba un premio fabuloso: una bicicleta de carreras. Cuando me hubieron oído, se echaron masivamente a reír y contestaron que no se pringarían para tan solemne tontería. ¡Cuán vieja me sentí!
Hoy se celebra el día sin automóviles y quizás debía rescatar la vieja Orbea verde del bául de tan lejanos recuerdos para estrenar una nueva vida más saludable. Tal vez, quizás, vaya siendo hora...

martes, 21 de septiembre de 2010

*DÍA INTERNACIONAL DE LA PAZ


La Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 21 de septiembre como Día Internacional de la Paz que estará dedicado a conmemorar y fortalecer los ideales de paz en cada nación, en cada pueblo y entre ellos. En un mensaje emitido en conmemoración del Día, en septiembre de 1998 el Secretario General rogó a todos los líderes de las naciones en guerra que dejasen a un lado sus propias ambiciones y que pensaran en su pueblo, que resistieran a la tentación de buscar la gloria por medio de la conquista y que reconocieran que la capacidad de gobernar pacíficamente, por sí sola, les traerá a ellos y a sus pueblos las recompensas que todos los seres humanos merecen. No es gratuito pensar en la necesidad de conmemorar un día de estas características. En tiempos convulsos como los que vivimos actualmente, se hace obligatoria una reflexión sobre los valores que sustentan nuestra cultura. Si hacemos de la violencia y la venganza el valor principal de nuestra convivencia no podemos pedir que las personas reaccionen con comportamientos pacíficos ante cualquier conflicto o situación. Sin embargo, si nos convencemos de una vez por todas de que sólo a través del valor de la Paz puede conseguirse un mundo mejor, empezaremos a cambiar nuestras actitudes y comportamientos, desde lo cotidiano hasta lo más excepcional de nuestras vidas. Si no, seguiremos asistiendo al imperio de la violencia en todas sus caras, la mayoría de las veces disfrazada de "justicia". El cambio de valores empieza por cambiar la forma de pensar de las personas. Si pensamos que a través de la violencia se solucionan los conflictos, seguirá habiendo violencia. Debemos ser valientes y fuertes para intentar llevar a cabo los ideales de la vida en paz, primero con nosotros y después con los demás. Los medios de comunicación y la educación deben ser las "armas" fundamentales de esta nueva forma de "guerra" por la paz. La batalla que más merece la pena en los tiempos que corren es la de la paz, para esto sí que hay que ser verdaderamente valientes: es muy fácil llamarse a sí mismo "valiente" cuando se utiliza la violencia para solucionar un conflicto: en realidad, es el mayor acto de cobardía que existe. La paz requiere un esfuerzo, al contrario que la violencia, que es una reacción primaria y visceral. Y merece la pena, intentémoslo!!!

lunes, 20 de septiembre de 2010

* LIBROS, SIEMPRE LIBROS...


Libre, y para mí sagrado, es el derecho a pensar... La educación es fundamental para la felicidad; es el principio en el que residen la libertad y el engrandecimiento de los seres humanos. El hombre puede ser infinitamente hermoso, poseer multitud de propiedades, ser rico en amistades... Si no atesora libros para leer, si no se instruye, entendiendo lo que lee, siempre será pobre de ideas y, por tanto, habrá perdido la oportunidad de pensar por sí mismo. Pues lo contrario de la felicidad no es la infelicidad, sino la ignorancia, la cual conduce al camino de la ceguera y la intolerancia. La imaginación, la gratitud, la valentía, la fuerza, el amor, la paciencia, la bondad, la humildad..., crecen y florecen con mayor ímpetu si los regamos con el néctar de la sabiduría.

viernes, 10 de septiembre de 2010

* EL JOVEN LOPE


La joven promesa del cine hispano Ammann, nacido y criado en Córdoba (Argentina) y formado en nuestro país, galardonado con un Goya por su ópera prima Celda 211, vuelve a invadir la pantalla con su sensualidad desbordante y su belleza pueril. Una década de la vida de Lope, que representa el fragmento de existencia que le llevaría a convertirse en el creador de la comedia nacional. Su permanente estado de tensión sexual, su capacidad para amar y ser amado, sus dulces versos amorosos con los que cautiva los corazones más ariscos, se dejan traslucir con inesperada sencillez y fluye a lo largo de las secuencias como sutil encantamiento. Sólo que al final una se siente echada literalmente de la sala de butacas porque quiere más y pregunta a los acompañantes: "¿Ya?".
Aunque no es todo sobre Lope, sí refiere a un dramaturgo que empieza y que tropieza, que se va gestando merced a los apoyos y las adversidades. Está perfectamente cuidado el reflejo que se hace de la sociedad del siglo XVI, con sus zancadillas, sus marcadas diferencias sociales, su altanería de clase y sus servilismos, su culto al dinero, al poder, a las influencias políticas... El hedor de los personajes puede percibirse desde el asiento, atuzado por las greñas de Velázquez (magistralmente vivificado por Juan Diego. Juan Diego está siempre absolutamente genial), las uñas de Lope, los zapatos mugrientos y las caras sucias. La textura de la imagen traslada desde el primer instante a la época representada.
Las dos damas, de gran potencia emocional, abundan en la fuerte descarga de pasión que Lope despertaba en las mujeres de su entorno. Por algo tuvo más de 17 mujeres como amantes y un número aproximado de 25 hijos, entre legítimos e ilegítimos.
No te apoltrones en el sofá y vete al cine!!!!

DESMAYARSE


Desmayarse, atreverse, estar furioso,
áspero, tierno, liberal, esquivo,
alentado, mortal, difunto, vivo,
leal, traidor, cobarde y animoso:

no hallar fuera del bien centro y reposo,
mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,
enojado, valiente, fugitivo,
satisfecho, ofendido, receloso:

huir el rostro al claro desengaño,
beber veneno por licor süave,
olvidar el provecho, amar el daño:

creer que el cielo en un infierno cabe;
dar la vida y el alma a un desengaño,
¡esto es amor! quien lo probó lo sabe.