viernes, 27 de enero de 2012

* LAS LÁGRIMAS DE AMALIA

"No puedo prometerte nada." Respondió contundente a su hijo y prosiguió "¿Cómo te voy a jurar amor eterno, si ni siquiera me quiero yo misma? ¿Con qué armas voy a luchar por tu respeto, si yo no me lo guardo? ¿Qué fidelidad puedo ofrecerte, si me falta toda hacia mi persona? Cuando no sentimos por nosotros mismos el debido amor, carecemos de toda dignidad para amar a los otros."
 Hoy ha vuelto a llorar, mojando la almohada por la niña que fue, por los sueños que, prendidos de sus pequeñas alas, quedaron sin cumplir; por los miedos que enquistaron su corazón, impidiéndole volar; por lo mucho que sus manos y su cuerpo habrían de trabajar a lo largo de toda la vida. Hoy ha llorado por la adolescente que fue, por el brillo de sus ilusiones, ya apagadas ahora; por los trazos de un sendero que, a veces, equivocó su ruta. Ha llorado, sí,  por la poca tolerancia que se dispensa a veces; por los desprecios con que se maltrata; por los desaires y los impúdicos reproches a que somete su cuerpo asustado. Ha vivido la senda de la vida con la certeza de millones de errores, pero le ha faltado tiempo de reposo en sus entregas, en sus amorosos detalles, en sus manos pequeñas tendidas a los otros. Por eso, hoy, de nuevo, Amalia intentará abrazar con todas sus fuerzas a la niña que fue, para así poder respetar el mundo que la anciana del mañana quizás algún día pueda llegar a tener.
Al final, el paso del tiempo, transformado en olas de mar, borrará las huellas de todas sus pisadas...



jueves, 26 de enero de 2012

* DÍA EN FAVOR DEL MEDIO AMBIENTE

Debemos concienciarnos que educar a nuestros hijos para mejorar y apreciar el medio ambiente es imprescindible. Hay que presentar y aprender conductas correctas hacia el entorno, no solo conocerlo, también amarlo. Se trata de la concepción de la naturaleza no como fuente inagotable de recursos a nuestro servicio, sino como un ecosistema frágil que tiene sus propias exigencias que hay que respetar por nuestro propio interés y por mera supervivencia. Es la naturaleza, además, un auténtico vergel de felicidad para los sentidos en todas las estaciones del año. Basta con mirar despacito, contemplando su delicada y sutil sensibilidad. Somos tan pequeños en ella y podemos hacer tanto daño...

domingo, 22 de enero de 2012

¿Y LA VOCACIÓN?

Ha comenzado un nuevo trimestre, el segundo, y sobre todo en determinados alumnos, los que cursan 2º de bachillerato y tienen pensamientos de estudiar una carrera universitaria predeterminada, empieza a verse el sudor invisible que delata la angustia de tener que obtener altas calificaciones que les permitan acceder a las carreras deseadas con notas de cortes, a veces, excesivamente elevadas: medicina, odontología, fisioterapia, enfermería, veterinaria.... Mucho sufrimiento, que luego habrá de medirse además con selectividad. Acostumbrada como estoy a ver las caritas de mis alumnos, su agobio, su perseverancia que, a veces, no consiguen lograr lo que pretenden... Mucho sufrir.
Si yo fuera ministra de educación me importaría, sobre todo, la vocación. Un alumno que ha terminado bachillerato con eficiencia, cuya dedicación demuestra un curso académico, al menos, entregando una serie de horas de su tiempo libre a ancianos, enfermos o niños, está capacitado para estudiar cualquier carrera de salud, sin selectividad... ¿Qué os parece? ¿Vocacional? Una seria de horas a animales ¿veterinario? Una serie de horas a visitar e inspeccionar obras y museos ¿arquitecto?... De momento, queridos alumnos, luchemos por superar honrosamente la selectividad para que podáis hacer las carreras deseadas. Yo os ayudaré en la mediada de mis posibilidades. Muchos besos.

viernes, 6 de enero de 2012

* QUERIDOS REYES

No deseo vuestro oro, prefiero alimentos para todos los hombres de la Tierra; no necesito vuestro incienso, traed paz y cobijo para todos los hombres de la Tierra; no ansío vuestra mirra, dejad en su lugar cultura para todos los hombres de la Tierra. Y si acaso olvidarais los anhelos esparcidos en esta breve misiva, sabed que cerraré a cal y canto los cerrojos de mi corazón.