miércoles, 31 de agosto de 2016

* AUSENCIA








Con un algodón empapado en alcohol fue limpiando el antiguo espejito. Tras desprender varias capas de tiempo, que se habían quedado dormidas sobre la superficie, pudo descubrir la imagen de un rostro que la contemplaba amorosamente. Eran los ojos de su padre que miraban felices a través de los suyos cada vez que ella sonreía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario