jueves, 12 de agosto de 2010

* UNA TAPITA DE...


¿Quién ha dicho que el andaluz no posee literatura escrita?

lunes, 9 de agosto de 2010

* CONTRA EL VIENTO


Sobre mi mesa está el último premio planeta CONTRA EL VIENTO, de la periodista Ángeles Caso, recién terminada su lectura. Es una novela de compromiso con los avatares a que se ven sometidos los inmigrantes procedentes de África, sobre todo si, además, son mujeres. Me ha gustado que, a nivel temático, se pone de manifiesto desde las primeras líneas la visión de la autora respecto a las fisuras por donde se resquebraja el sistema (tanto el primer como el tercer mundo): la violencia masculina contra la esposa a la que se considera propiedad privada, la forma hermética en que las mujeres son capaces de cerrar filas para defenderse frente a un mundo de hombres, la humillación, la falta de oportunidades, el hambre, la misera, la incultura... A nivel léxico, presenta un lenguaje cercano y asequible, que en ocasiones se acerca a lo coloquial, recogiendo dichos populares, refranes, frases hechas, etc. No obstante, carece de la finura estilística que sería esperable en un premio de tal reconocimiento (¿?), con un abuso desmedido de las enumeraciones, que se prodigan por doquier y de manera innecesaria para suplir la carencia de un ritmo poético tendente a la belleza (en relación a lo cual resulta chocante el polisíndeton en "y"). A medida que se produce el progreso en la lectura, una va teniendo la sensación de que está ante un reportaje periodístico más que ante una novela. Es difícil vislumbrar lo que la autora ha podido recoger de la realidad y lo que pertenece a su propia minerva. Además, cuando se trata de ubicar a un personaje en un contexto, la periodista se detiene de modo exacerbado en la descripción detallada de seres irrelevantes para la historia, que contribuyen a detener el curso de los acontecimientos y la convierte, a veces, en monótona. ¡Atrévete con ella! A pesar de esas pequeñas "cosillas", vale la pena profundizar en los sucesos que relata.

jueves, 5 de agosto de 2010

* AUNQUE LOS ÁRBOLES TENGAN RAÍCES...


Estos días de sosegado reposo estival, inmersos en la languidez soporífera del amarillento maizal... Estas noches embriagadas de ardor, embaucadas por los dedos luengos del fragoroso jazmín... Este calor, fulminante y pertinaz, ha roto los presidios de mi corazón, permitiéndole huir, con la ayuda de la memoria, hacia los recónditos días de juventud. Entonces, la nostalgia de la cautivadora Córdoba fluye entre las imágenes de mi adolescencia, retornando con la forma que poseen los recuerdos dulzones. Sus callejuelas estrechas y empedradas, al auspicio de casas solariegas, sus misteriosos recodos en la vieja judería, los ojos negrísimos de sus varones, que enredan sus zarpas robustas en la insaciable boca, conquistada con besos rotundos... Los libros entre las manos, los versos enredados en el alma, los labios de rojo carmín...
Hoy he buscado la Córdoba de mis recuerdos y no la he hallado. Otros hombres, otras mujeres han transformado para siempre sus edificios, sus calles, sus casas, sus amorosos recovecos. Por un instante, la tristeza ha hecho presa en este melancólico corazón y una lágrima rota ha escapado ensimismada de repente. No quiero volver a los campos estériles de la tristeza, lo sé. Comprendo, al fin, que si los árboles hunden sus raíces esclavizándose a la tierra que los vio crecer, yo tengo dos piernas para caminar por ella. Este pensamiento me ayuda a sonreír otra vez.

domingo, 1 de agosto de 2010

* MUJERES


En esta brillante mañana de agosto quiero compartir contigo nuevas literarias. El próximo otoño será publicado mi libro titulado MUJERES. Veinte relatos cuyo eje vertebral gira en torno a vidas de Oriente y Occidente que tienen la feminidad como protagonista. Seres humanos que sufren, ríen, aman y mueren con la intensidad que los tiempos en que vivimos requieren. Hombres detrás o delante de ellas, a veces también al lado, a los que el destino agita caprichoso sin piedad, para la felicidad y la desdicha. Relaciones divinas y humanas que respiran triunfos y fracasos, donde el mundo interior acaba cobrando tributos viejos a vetustos sentimientos... MUJERES es una obra literaria que recaba mi quehacer en forma de pequeñas historias que, unidas entre sí a modo de puzzle, podrían constituir mi visión del mundo femenino en una época que alimenta mariposas en el estómago. Relatos de los últimos años, nacidos no sólo de la cabeza sino también del corazón.
Esta festividad, que supone la fortuna de escribir, fragua en un gozo sublime cuando mi dedicación tiene la ingente suerte de llegar a ti en forma de libro. Su presentación será anunciada debidamente en este blog.