sábado, 27 de noviembre de 2010

* COMO FRÍA ESCARCHA


¿Dónde está tu cara, tu mirada, tu sonrisa...?
Si el día que tomé la foto en Marruecos, pudiera haber consolado a esta mujer que lloraba, si hubiera sabido su lengua... No puedo olvidarla. De hecho, su puesto con cestos de mimbre y gorritos de lana (que ella misma fabricaba con sus manos) estaba en el paso hacia mis diversas rutas y le hacía una foto diaria. No me es posible dejar de pensar por qué lloraría y el modo en que secaba sus lágrimas por debajo del velo. Lágrimas que quizás eran lo único que podía salir de su cuerpo en busca de algo de libertad. No puedo dejar de pensarte.

domingo, 14 de noviembre de 2010

* LOS MISERABLES.


Se conmemora en homenaje a Frederik Grant Banting, quien nació el 14 de noviembre de 1891. Este gran fisiólogo, junto con Charles Best, logró aislar por primera vez la insulina en 1921. Gracias a este hallazgo la diabetes pasó de ser una enfermedad mortal a ser una enfermedad controlable.
El "Día Mundial de la Diabetes" está copatrocinado por la Federación Internacional de la Diabetes (IDF) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) y tiene como objetivo que los diabéticos, el personal sanitario, las instituciones y la sociedad en general tomen conciencia, por un lado, del alcance, las características y las posibles consecuencias de esta enfermedad y, por otra parte, de los beneficios y repercusiones positivas de un tratamiento adecuado y del control y un estilo de vida sano.
Esta enfermedad es bastante traicionera, lo sé bien, pues mi marido la padece con un alcance importante, aún medicándose. Y se comporta como traicionera porque va haciendo daño lenta y silenciosamente, erosionando la retina hasta dejar ciego, dañando riñones, corazón (de hecho él ya sufrió una angina de pecho con 43 años), etc... Sinceramente, es terrrible, pues para mantenerla a raya (sin grandes subidas o bajadas) es importante establecer una relación equilibrada entre el ejercicio desarrollado, las calorías ingeridas y la cantidad de insulina inyectada. A pesar de todo, las subidas y bajadas se producen, momentos verdaeramente graves para el diabético. A todo ello, hay que añadir los efectos secundarios que provocan los medicamentos imprescindibles en el tratamiento. En fin, la enfermedad es una hija de la gran putana...
Por estas razones de peso capital, el sábado tomé un par de mudas de ropa interior, dos cepillos de dientes, un peine, mi estuche de las lentillas y a mi marido de la mano, lo monté junto a mí en un AVE con destino a Madrid y celebramos el día mundial contra la diabetes, haciéndole así mi particular corte de manga a la enfermedad. Una vez llegamos a la capital del reino, lo invité a ver el pre-estreno de LOS MISERABLES, un musical basado en la obra de Victor Hugo, representado desde hace 25 años en 41 países del mundo y que, por fin, ha llegado a España.

Con una puesta en escena colosal y un plantel de artistas del género operístico inigualable, LOS MISERABLES es mi propuesta cultural para este otoño, sin ninguna duda. El vestuario, la interpretación, los efectos especiales (tan complicados en la dramaturgia), así como la iluminación y, desde luego, la orquesta en directo dan cumplida cuenta de un espectáculo del que podría afirmar con toda seguridad es uno de los mejores entre los que he visto en mi vida.
Cuando tras tres horas de entusiasmo y diversión, ambos salimos del Lope de Vega, nos arrebujamos el uno contra el otro para hacer frente al crudo frío madrileño y así fue como le ayudé a olvidar que hoy se celebraba el día contra esta mierda de enfermedad, y es que para morirse lo único que hace falta es ESTAR VIVO.
Que se lo digan si no al gaditano Carlos Edmundo de Ory,
fundador del Postismo, que ha muerto de leucemia; o a Berlanga,
el mejor director de cine que ha tenido nuestro país. Vaya para ambos mi más sincero homenaje, deseando que las vidas que han tenido estuvieran repletas de alegría, satisfacciones y mucho afecto por parte de aquéllos a quienes hayan amado. Valga para tan merecido homenaje, este poema de Ory:

ESTAR CONTIGO

Estar contigo es un vocablo insólito
y el día que se rompa en pedacitos
el enorme silencio del olvido
será un eco anacrónico en mis noches

Alejanado de tu hechura a tientas
repitiendo sintigo en mi destierro
ya no cultivaré la corteza uniforme
de una estrella en la punta de mis dedos

Eres tan espantosamente joven
que estar contigo es un regalo loco.

De "Miserable ternura"

sábado, 6 de noviembre de 2010

* LA NIÑA MADRE


Hay una imagen que no puedo olvidar: la mano de la mamá con sólo 10 añitos, con la cabeza cubierta y agarrada a la camiseta de su madre. Es terrrible el recuerdo. No sé por qué extraña razón, en las situaciones más tremendas mis ojos siempre guardan las manos de la víctima en su memoria. Y luego vuelve una y otra vez a mi corazón, buscando consuelo y desahogo, aunque casi siempre la secuencia me ahoga. Millones de preguntas asaltan mi mente sin remisión: ¿Cómo es posible que tanta indefensión se produzca? ¿A cargo de quién estaba esta criatura? ¿Cuánto dolor sentiría al hacerle el amor? ¿Habrá jugado alguna vez en su vida con muñecas? ¿Será, en verdad, el padre ese chiquillo que señala la familia? ¿Habrá sido violada por algún adulto? ¿Y, si es así, por qué la madre de la niña lo encubre? Hay quien dice que como los rumanos, si además son mujeres, no tienen vida, esa niña no tiene vida que perder. ¡Dios! A veces no puedo soportarlo...