sábado, 23 de julio de 2011

* ¡BENDITA JUVENTUD!



Besos o abrazos. No, besos y abrazos por los casi 90 chavales asesinados en la isla de la juventud en Noruega. ¡Maldita violencia!
Hace unos días moría una niña-mujer de 18 años, en manos de su pareja, bestia-monstruo de 20, que acababa con su vida tras una horrible paliza. ¡Cuánto debió sufrir antes de dar su último respiro! ¿De dónde sale tanta violencia? Cuando una persona tiene hijos, sufre todo de modo mucho más profundo, pues se siente especilmente compasivo frente a ese dolor tan punzante que es la ausencia de un hijo, máxime en tan horribles circunstancias.
A los 27 años ha sido encontrada muerta la cantante Amy Winehouse por causas aún desconocidas, pero muy probablemente relacionadas con sus reconocidas adicciones al alcohol y las drogas. ¿De dónde emanaba tal afán autodestructor? ¡Pobre criatura! Fue así como murió la cantante y nació el mito.
Dedicando gran parte de mis esfuerzos y esmeros a la juventud debido al trabajo como enseñante y educadora que desempeño, quiero expresar mis más profundas condolencias por tanto dolor, así como mi más sincera repulsa no sólo contra tanta violencia, sino también contra cualquier tipo de drogas. ¡Maldita debilidad!

lunes, 11 de julio de 2011

* SOLSTICIO DE VERANO



La amanecida…
Las nubes agitan presurosas sus brazos de punzante escarcha
Gotas de rocío timoratas sucumben a hurtadillas entre los pétalos de las rosas encarnadas
La albahaca inyecta en el aire dulces sopores con fragancias a canela
Y el jazmín derrama diminutas lágrimas de blanca ternura sobre el lecho de la mañana.
La atardecida…
Los lirios ocultan insidiosos sus pistilos de azucarado fragor
Las sílabas de tu nombre envuelven con frenesí las amantes caricias del día
Y la tarde cae entre ramalazos de anaranjado resplandor
Resguardando con sus dedos los secretos de tus besos de ayer.
La anochecida…
Pasiones revolotean encrespando el lunático centro de mis deseos
Y la noche enreda entre sus lacónicas estrellas las aromáticas sustancias que tú albergas.
El corazón escapa de mi pecho y aún no ha amanecido.
Un minuto más para volver a quererte…