domingo, 13 de enero de 2013

* LA SIERRA NORTE

... E irás descubriendo poco a poco que el nido va quedando vacío, que las horas se hacen interminables sin tus hijos, a los que echas de menos, añoras y amas sin límite...
... que, si no eres capaz de recuperar tus aficiones, tus pequeños placeres, tu mundo, es el mundo el que cae encima tuya, como una losa aplastante que, dispuesta a destruirlo todo, te sume en la más profunda de las tristezas.
Hoy, domingo...
... nuestras nostalgias del pasado se han desvanecido, reuniendo nuestros recuerdos al amparo del cálido sol del atardecer...
Hoy, domingo, hemos paseado muy juntos, por la hermosa sierra norte de Sevilla.

martes, 1 de enero de 2013

* ADIOS

Gracias por las personas maravillosas con las que me has cruzado, por lo mucho que he aprendido con las lágrimas que me has obligado a derramar, por las cadenas de esclavitud con las que me has permitido romper, por los fantasmas del pasado con los que me has ayudado a pelear, y vencer, por darme la oportunidad de relativizar la importancia de lo inútil, por brindarme la ocasión de aprender a priorizar, a pedir ayuda, a delegar, por las muchísimas carcajadas que he podido regalarme y obsequiar, por la osadía con la que estoy aprendiendo a respirar, por la cada vez más serena capacidad de resolver. Gracias, sobre todas las cosas mundanas, por mi familia, a mi lado en absolutamente todos los momentos de mi existir; por mis amigos verdaderos, los otros fueron enterrados en la tierra de la infertilidad; por mis alumnos, a quienes he aprendido a aceptar tal y como son, y en muchos casos a querer; por mis compañeros de trabajo, con quienes puedo compartir feliz mi vocación; por mi salud (es maravilloso ir dejando todo tipo de medicación atrás y es muy ilusionante que no aprezcan nuevos tumores en mis pechos, que cada nueva mamografía se me presente como una oportunidad más para vivir, no como la antesala del miedo a morir); gracias por dejar que me equivocara y que, luego de recoger con tristeza mis errores, me sea posible seguir adelante, restaurando todo cuanto había estropeado; gracias por mi FE, cada día más auténtica y fortalecida... Gracias a ti, 2012, por permitirme el verdaero regalo para cualquier ser humano: continuar viviendo. HASTA SIEMPRE, AMIGO.