martes, 2 de abril de 2013

* MENOPAÚSICA

- Tome mucha leche de soja, le ayudará a prevenir la osteoporosis. Y salga a dar paseos con otras mujeres de su edad. Cuénteles cómo se siente, si le aturde no poder tener hijos ya, si tiene miedo a la vejez que se aproxima, si está triste y por qué, si comienza a perder sus facultades mentales…
                Angustias miraba fijamente a los ojos de la doctora mientras trataba de entender todo cuanto ésta le decía.
- No se preocupe, la menopausia  no es más que una etapa nueva, le quedan todavía muchos años por delante. Mírelo de forma optimista. Aproveche para diseñar planes de futuro: viaje a ese lugar que usted soñó a lo largo de toda su vida, apúntese a cursos de baile de salón, de pintura, de natación, aproveche para hacerse algunos retoques de cirugía…
- No siga, a mí la menopausia me importa un pimiento.
- ¿Disculpe?
- Vengo a por unas pastillas que me quiten la pena contra el desahucio.

4 comentarios:

  1. Ese es el problema de los médicos, muchas veces no saben diagnosticar como corresponde, ¡pobre Angustias y con ese nombre!
    Un beso.
    HD

    PD: Has dejado en mi blog uno de esos comentarios que llegan, Mari Carmen, te agradezco mucho.

    ResponderEliminar
  2. Querido Dib: celebro que mi comentario te haya llegado, tú los mereces. Eres un ser humano genial y te conozco bien gracias a lo muchísimo que te leo.
    En cuanto a la pobre Angustias, es verdad, su nombre ya provoca inquietud. Desde luego no querría llamarme así por nada del mundo. Por otro lado, la doctora no podía imaginar, ni por asomo, que fuese en ella en quien Angustias se apoyara para resolver su tristeza frente a la desgracia.
    Besos, seguiremos en contacto, amigo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Genia! ¿Vaya chasco! Me ha encantado, sí señora.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Jotaefe. Da gusto escribir para lectores tan positivos, aunque el especialista en micros eres tú. No te olvides. Besos.

    ResponderEliminar