domingo, 12 de enero de 2014

* AMORES EN BLANCO

Si pudiera degustar tu savia dulce,
Por saciarte del todo, si supiera,
En las hojas del trébol danzaría
Hasta robarle a la luna su pureza.
Cerrada a cal y canto tu guarida,
Rotunda de mutismo, ensimismada;
Transcurro de este hielo perseguida
Para nada esclarecer con tantas lágrimas.
Maldito seáis tú y                tus silencios,
Reproches o quebrantos o blasfemias,
Maldíceme también, si es necesario,
Mas, aliméntate de mí con indecencia.