viernes, 25 de octubre de 2013

* BESTIARIO

Las bestias de mis pliegues han despertado
Sedientas de susurros, muy inquietas,
Buscando en los recodos de tu nuca
Orquídeas, trepidantes azucenas.
Despierta ya, mi amante, a las caricias
Que esperan las fragancias de mi entrega.
Será una noche trágica de muertes
Si no me doy a ti, silente estrella.
Prefiero ser cadáver de otro entierro
Sucumbiendo a tu universo de promesas.

4 comentarios:

  1. Intensidad llena de música y encajes que se desprenden como hojas en la vibrante comunión de los amantes. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Florecillas cuyo aroma inundan a raudales todos los recovecos del alma. Gracias, amiga María José. Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  3. He llegado a tu blog como se llega casi siempre, atraído por nombres y enlaces, pues bien, he comenzado a seguirte, y todo lo que he visto me gusta, me llena de energía.
    Y tu poema adornado con tan bellas flores, es un deleite.
    Hermosa confesión de amor, de súplica y de muerte.
    Te invito a que pases por mi espacio, y te felicito por tus muchos logros poéticos.
    Un abrazo,
    Luis Carlos
    Saudades da volta/colordelamadera.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Tu poesía, cargada de contrastes y belleza, me ha cautivado desde sus primeros acordes, cual música orquestada por una desbordante sensibilidad, que conmueve hasta lo más hondo. Realista y urbana, pero también mítica y mística, estridente, no deja indiferente. Un abrazo.

    ResponderEliminar